Capítulo 4: Infección urinaria recurrente

La infección del tracto urinario (I.T.U.) se define como la colonización microbiana de cualquier punto del tracto urinario, desde el meato uretral hasta el córtex del  riñón, sin embargo, existe un gran número e condiciones clínicas y patológicas diferentes constituyendo una amplia variedad de síndromes.

 

Con respecto  a la entidad que tratamos  en este capítulo, la Cistitis Recurrente (C.R.) se define siguiendo un patrón de periodicidad y es aquella infección urinaria que se presenta en más de tres ocasiones cada 12 meses.

 

Las infecciones urinarias es el tipo de infección más frecuente tras las infecciones respiratorias. Es la patología más común del aparato urinario. Las infecciones urinarias recurrentes representan un importante problema sanitario por su alta frecuencia, y por sus implicaciones médicas, sociales, laborables y ecocómicas. Represan el 10% de los enfermos que acuden al médico general y suponen más del 10% de bajas laborales (1,2).

 

La frecuencia de C.R. en la población general puede estimarse en el 1-2% de las mujeres. Aproximadamente un 20-25% de las cistitis simples pueden evolucionar hacia las formas crónico-recidivantes (3). Cerca del 30% de las mujeres que presentan su primera infección sintomática sufren recurrencia, mientras que en el grupo de pacientes con antecedentes de infección urinaria un 82,5% padecen episodios repetidos en los siguientes 18 meses.

UROLOGÍA EN ATENCIÓN PRIMARIA